Aqualia gestionará el servicio del agua a partir de febrero



Redacción i-bejar.com
Enero 26, 2005

El Ayuntamiento de Béjar y la empresa concesionaria del servicio de suministro de agua y depuración Aqualia firmaron públicamente ayer el contrato de adjudicación tras haber resultado adjudicataria la misma la sociedad. En la firma del contrato estuvieron presentes el alcalde y el director de zona de la empresa, Alejo Riñones y Santiago Lafuente, respectivamente.


La prestación del servicio se iniciará el 1 de febrero y tendrá una duración de diez años. Según el alcalde, "la gestión por medio de la adjudicación a Aqualia será mejor y también mejorará el servicio que será más eficaz".


Será en el primero de los ejercicios al frente de la gestión del agua, cuando la sociedad adjudicataria realice las principales mejoras e inversiones, como destacó el responsable de Aqualia. Lafuente se refirió a la experiencia de Aqualia en gestiones similares, acreditada por el suministro de agua a más de nueve millones de personas del país. También el responsable de la empresa dejó claro que será sólo el ayuntamiento el que fije el precio del agua. De este modo, el dinero que los ciudadanos tendrán que pagar por el suministro y la tasa por depuración de la misma será acordado por la corporación municipal.


Por otra parte, Lafuente señaló las ventajas de las que disfrutará el ciudadano de Béjar, tales como la puesta en marcha de una oficina de atención a los usuarios, que se instalará en la plaza de la Constitución.


La sociedad contará con una plantilla de doce empleados y un jefe de área


La nueva empresa adjudicataria del servicio pondrá a disposición una plantilla de doce trabajadores y un técnico experto como jefe del servicio. Las oficinas se ubicarán provisionalmente en la plaza de la Constitución y posteriormente se trasladarán a la calle Colón. En dos meses, la ciudad será incorporada al sistema de información telefónica nacional y serán implantadas normas de seguridad y de calidad medioambiental, así como un plan de control de vertidos en la estación depuradora de aguas residuales. Asimismo, las instalaciones continuarán siendo de titularidad municipal.