El alcalde bendice "el pelotazo de la Condesa"



Redacción i-bejar.com
Octubre 24, 2003

A pesar de anunciar que su intención no era "la de contestar a ningún grupo ecologista", Alejo Riñones centró ayer una intervención en salir al paso a lo manifestado por Ecologistas en Acción en EL ADELANTO sobre las intenciones del alcalde de Béjar de priorizar La Covatilla sobre la declaración del parque natural de Candelario.


El alcalde aprovechó para referirse al proyecto de La Condesa, calificado por los ecologistas de pelotazo urbanístico. Riñones afirmó que "si se trata de un pelotazo urbanístico, entonces, ¡bendito pelotazo!", en referencia a la promesa de creación de puestos de trabajo de los promotores del proyecto. El responsable municipal defendió a capa y espada El Rincón de la Condesa, criticado por el colectivo ecologista, por situarse en el entorno de protección del parque natural y por la presencia en la zona de cigüeñas negras. Riñones aseguró que Medio Ambiente ya envió a sus técnicos, comprobándose la ausencia de esta especie protegida en la zona.


El alcalde justificó proyectos como el de La Covatilla y La Condesa reconociendo la mala situación laboral de la ciudad. "Nadie va a venir de fuera a darnos puestos de trabajo. Los ecologistas deben ser respetuosos con la ciudad de Béjar, poco critican lo que sucede en otras zonas", aseguró Riñones, quien además añadió que se ha sido tolerante en todos los proyectos con el medio ambiente, refiriéndose a la limpieza existente en la zona de La Covatilla y la suciedad del área de El Travieso.


Respecto a su postura frente al parque natural de Candelario, el alcalde reiteró su actitud y matizó que se debía a la priorización de proyectos en base a su rentabilidad social y económica. "Para el Ayuntamiento es prioritaria La Covatilla, pero creo que ambos proyectos son compatibles. Si hay que elegir, nos quedaremos con La Covatilla", dijo, poniendo el ejemplo de lo que sucede en Sierra Nevada, y anunciando que el consistorio seguirá trabajando por la ampliación del aparcamiento.


La ampliación fue criticada por el colectivo ecologista, quien proponía que se estableciera un sistema de lanzadera por autobús desde la localidad de La Hoya o desde Béjar para que los usuarios de la estación no tuviesen que aparcar en el centro de esquí. "Nos hemos hecho muy cómodos y queremos llegar con el coche a todas partes", dijo Alejo Riñones para justificar la ampliación, que recibió informe negativo de la Delegación territorial.