Las Murallas de Béjar

 
Ampliar imagen
Puerta del Pico, Béjar
Puerta del Pico
 
El recinto amurallado antes era estrecho y largo, debido a la orografía del terreno, se conserva en la actualidad bastante bien toda la parte occidental, con la Puerta del Pico a su extremo, que se reduce a un arco agudo de sillería y cubo pequeño a su izquierda; a lo largo de la banda meridional, queda otra puerta: la de San Pedro o San Antón , entrada muy usual en el medievo. Hubo otra hasta fecha reciente, la de la Traición que fue indebidamente derribada para dar paso a la carretera de circunvalación, y aún en Barrioneila se conservaba hasta hace poco un postigo.

Repoblada la villa por Alfonso VIII, en los finales del siglo XII, y alejado el peligro de la guerra hacia el sur, ordenó la ampliación de dichas defensas y dotó a la ciudad de una nueva cerca que, partiendo de la anterior, seguía un trazado similar, esto es, largo y estrecho, que cerraba en la llamada Puerta de la Villa (hoy de Ávila), que persistió hasta los años finales del siglo XIX y de la que se conservan fotografías. En ellas se observa la transformación o restauración de la puerta en el siglo XVI, ya en el periodo de señorío de los Zúñigas.

La cerca más moderna se fue destruyendo al paso de los años para la construcción de viviendas o vías de circunvalación. Escondidos en algunas casas o jardines, han aparecido y se conservan mermados restos. La muralla primitiva terminaba en la fortaleza o alcazaba que, después se transformó en castillo. Hay algunos restos de lo primitivo en la parte posterior del actual Palacio.

 
Galería de Fotos

Detalle

Vista Parcial

Detalle Interior

Escalinata