Convento de San Francisco, Béjar

Ha sido recientemente reconstruido casi en su totalidad, por lo que de lo primitivo no queda sino el patio o claustro. Este convento fue uno de los primeros que los franciscanos levantaron en esta comarca; procede del siglo XIII. Tuvo adosada una gran iglesia que desapareció. Lo mejor conservado, como queda dicho, es el claustro; es el claustro bajo y el alto de severa sencillez y de gran amplitud. Cada uno de los cuatro lados se compone de siete arcos, ligeramente peraltados en el claustro bajo y rebajados en el alto. Se sostienen en elegantes columnas dóricas de piedra granítica de una sola pieza y no escasean los escudos de la orden y los de los bienhechores del convento.

En su interior está ubicado el museo de Valeriano Salas , también podemos encontrar dentro de este convento la biblioteca municipal, archivos municipales, conservatorio de música y danza y otras dependencias municipales.