Dos historias: El alcalde de Ciudad Rodrigo se libera y "Los muertos que vos matasteis…gozan de buena salud"

Redacción i-bejar.com
Marzo 17, 2008

En estos días nos hemos enterado que el actual alcalde de Ciudad Rodrigo, el popular Javier Iglesias, propondrá en el próximo pleno a celebrar por el Ayuntamiento de Miróbriga, que se apruebe un punto en el que se incluya la aprobación a su propuesta para

La Voz de Salamanca (Jesús Cascón) / En estos días nos hemos enterado que el actual alcalde de Ciudad Rodrigo, el popular Javier Iglesias, propondrá en el próximo pleno a celebrar por el Ayuntamiento de Miróbriga, que se apruebe un punto en el que se incluya la aprobación a su propuesta para que a partir de ahora, el alcalde, pueda cobrar una dedicación exclusiva. Hasta ahora sólo uno de los miembros de este Ayuntamiento contaba ella, pero ahora, tras haber dejado Javier Iglesias su puesto en el Senado, no se le ocurre cosa mejor que asignarse un sueldo de 2.100 mensuales, a los que habría que añadir las asignaciones que como diputado en las Corte de Castilla y León viene cobrando mensualmente y que vienen a oscilar entre los 1.200 euros fijos mensuales, mas los complementos por asistencia a plenos, comisiones y dietas. Teniendo en cuenta que por algunos de estos conceptos no se cotiza a Hacienda podemos llegar a la conclusión que las retribuciones que percibe finalmente el alcalde mirobigense todos los meses se acercaría a la cifra de 2000 euros aproximadamente. Una cantidad esta (sólo la que hace referencia a su labor como diputado regional) que por desgracia no esta al alcance de muchos ciudadanos de Ciudad Rodrigo, y no digamos de los bejaranos, de esos cientos y cientos de bejaranos abocados al paro. Pero está claro que los políticos, en esto de vivir y mantener su tren de vida, son de "pasta diferente" al resto de los mortales. Luego nos extraña que algunos no sepan el precio de un café, o lo que ganan a final de mes, y eso por no mencionar el insulto aquel de doña ESPE, cuando soltó aquello, que con su sueldo no tenía para llegar a final de mes…

Pero volviendo a Javier Iglesias y a su decisión de ponerse una retribución a partir del próximo mes, es que esta ha venido motivada, por la perdida de esos ingresos que hasta ahora venía percibiendo como Senador. Y para compensar tal pérdida, está claro, que ha escogido el camino mas fácil, y que no es otro que sean sus conciudadanos los que a partir de ahora empiecen a costear su sueldo. De lo contrario, de no haber escogido este camino, el PP le tendría que buscar una salida y encontrarle con ello una compensación ante su falta de ingresos. Pobre alcalde…

Muchas veces vemos como desde los partidos se premian las lealtades y se castigan las deslealtades. Esto de las deslealtades está claro que no es el caso del Alcalde de Ciudad Rodrigo, como tampoco lo es el caso del protagonista de nuestra segunda historia de hoy. Nos estamos refiriendo al todavía secretario general de los socialistas salmantino, Emilio Melero. El hecho de que una desconocida le haya ganado el acta de senador en las pasadas elecciones, es un hecho que no ha pasado desapercibido para los salmantinos que viven alejados de la política, pero no es así para los que están militando en los partidos políticos. Como todos sabemos las elecciones al Senado son las únicas en las que los electores, es decir los votantes, tenemos la oportunidad de elegir con una, dos o tres cruces a aquellos candidatos que presentan los diferentes partidos políticos. Los votantes incluso tenemos la opción de votar a tres candidatos de tres formaciones políticas distintas, o decantarnos por un solo candidato de un partido político y en detrimento de los otros compañeros de partido. Por regla general, está claro por los resultados que se dan en estas elecciones, es que los ciudadanos normales, es decir aquellos que optamos por votar a un partido en concreto para el Congreso, lo hagamos también poniendo la cruz en los tres candidatos que se presentan bajo las mismas siglas para el Senado. Eso además es comprensible si tenemos en cuenta que la mayoría de las grandes formaciones políticas ya envían en su propaganda electoral las papeletas al Senado con las tres cruces marcadas. Pero también ocurre, aunque sólo en contadas ocasiones) que al ser una elección libre y en donde el ciudadano puede optar libremente por aquellos candidatos que le pueden resultar más simpáticos, por decir algo, es también, y este es el peligro para aquellos partidos que sólo optan al cuarto senador (no olvidemos que de los cuatro senadores asignados a cada provincia los tres primeros suelen pertenecer siempre a la lista más votada) que los militantes y simpatizantes puedan decidir castigar a algunos de los compañeros propuestos por su partido. Y esto es lo que ha sucedido en Salamanca con nuestro segundo personaje.

Durante los últimos años el PSOE se había decantado por confeccionar unas listas en las que el número uno al senado había sido siempre Castro Rabadán, sin embargo en esta ocasión la ejecutiva del partido, apoyado por la ejecutiva regional, decidían proponer a Emilio Melero para formar parte de esas listas. Llegados a este punto, se preguntaran los ciudadanos que porqué por el hecho de que Emilio Melero fuese en las listas, el PSOE ha prescindido de un peso pesado como Castro Rabadán y decantarse por dos candidatos totalmente desconocidos. La única razón radica en que Castro Rabadán tiene un apellido con una letra alfabéticamente por delante de la M de Melero, y como quiera que los nombres que deben componer las listas al senado se confeccionan teniendo en cuenta el orden alfabético de los apellidos, es fácil de comprender porque desapareció de las listas del PSOE el senador Castro Rabadán y apareciendo en las listas dos militantes del partido totalmente desconocidos y con apellidos posteriores al del todavía secretario general de los socialistas salmantinos.

Si a eso unimos el apoyo de toda un ejecutiva y de todo el aparato del partido apoyando al candidato oficial, es fácil adivinar cual es el desenlace en la mayoría de los casos. Sin embargo en Salamanca, y tras los resultados del 9-M, se siguen preguntando los ciudadanos el porque todo un secretario general se ha visto relegado por una total descocida, políticamente hablando, y la respuesta no puede ser otra que a Emilio Melero le han castigado sus propios militantes y simpatizantes. En la política, los "muertos" son los únicos que gozan de buena salud y casi siempre, cuando un dirigente como en el caso de Melero, viene estando al frente de una organización política como el PSOE, años y años, se suelen dejar en el camino a muchos cadáveres y a muchos desencantados. Y estos, cuando deciden pasar factura, solo pueden hacerlo en casos puntuales como son unas elecciones de estas características, y con listas abiertas . Y la verdad que en el caso de Salamanca no lo han desaprovechado…

Por ello, y conociendo como funciona una elección al Senado, me ha extrañado, y de que manera que todo un Secretario General del PSOE a nivel regional, haya tenido la osadía y la poca vista política, de afirmar que su partido abrirá una investigación interna para aclara porque en algunos pueblos se ha votado a Josefa Mena y no Emilio Melero.

Al hacer estas declaraciones Villalba viene a demostrar un desconocimiento absoluto del funcionamiento de su propio partido, lo digo porque bastaría fijarse en los resultados exclusivamente obtenidos por sus candidatos en Salamanca capital, para darse cuenta que fue aquí donde los compañeros, afiliado y simpatizantes del PSOE decidieron castigar al todavía secretario general. Y sino miremos las cifras. En el total provincial Josefa Mena ha superado a Emilio Melero por 711 votos, (84.312, frente a 83.581) lo que hace un total de 711 voto de diferencia a favor de la nueva senadora. Si vemos los resultado finales de la capital vemos como Mena superaba a Melero en 400 votos (35.586 frente a 35. 186).Si a ello le unimos que finalmente recontados los votos llegados desde el extranjero la diferencia a favor de Melero ha sido de 302 votos, nos queda que la senadora finalmente ha derrotado a su todavía secretario general por 409 votos. Nueve votos más que la diferencia habida en Salamanca Capital. Y si ello no le basta pues que Villalba se fije en aquellos municipios en los cuales Josefa Mena haya superado a Emilio Melero por más de nueve votos. Dos ejemplos por no ir más lejos los tenemos en nuestra comarca, en Candelario y en donde Caldera se ha volcado en algunos proyectos, la senadora electa se impuso por 18 votos (332 frente 313) y en Sorihuela Josefa se impuso a Emilio por exactamente nueve votos, que unidos a la diferencia de los dos votos de Vallejera (16 a 14) o los tres de Cantagallo (74-71) habría bastado para que el todavía Secretario General hubiese encontrado ya su retiro político. Con estos datos que cada cual haga sus propias valoraciones.

Pero desde este modesto medio, le ofrecemos estos datos para que Villalba se ahorre el ridículo de acometer una investigación interna, que de llevarse a cabo, su única conclusión no podrían ser otra que a Emilio Melero le han derrotado sus propios afiliados y compañeros de Salamanca capital. Unos afiliados y compañeros, que de poderles preguntar, le diría aquello (en respuesta dirigidas a Villalba y Melero): "Los muertos que vos matasteis…gozan de buena salud…"

Temas: