El exciclista profesional Félix García Casas marcó el mejor tiempo en la VIII edición de la Marcha Cicloturista Lale Cubino 2005



Redacción i-bejar.com
Junio 10, 2005

De los más de 450 cicloturistas que participaron, 210 consiguieron coronar el Puerto de la Estación de Esquí Sierra de Béjar - La Covatilla, 120 finalizaron la marcha en Béjar (Alternativa corta), y el resto dio marcha atrás en el intento de coronar este puerto de categoría especial, o tuvieron que abandonar por diferentes causas.


Con quince minutos de retraso sobre el horario previsto por la organización, a las 8:45 de la mañana arrancaba desde la bejarana Plaza de España la VIII edición de la Marcha Cicloturista Lale Cubino. La marcha discurrió por las carreteras de la Sierra de Béjar, sobre un recorrido rompepiernas de 144 kilómetros, en el que destacaban dos elevaciones montañosas: El Portillo de las Batuecas, de primera categoría, y el Puerto de la Estación de Esquí Sierra de Béjar la Covatilla, de categoría especial.


Ascendiendo El Portillo de las Batuecas los ciclistas tuvieron oportunidad de contemplar el corazón del Parque Natural de las Batuecas Sierra de Francia, espacio natural protegido, en donde conviven diferentes especies en peligro de extinción, como la Cigüeña Negra, o el Lince Ibérico.


El fuerte ritmo impuesto por los hombres de cabeza, y las altas temperaturas registradas, estiraron el pelotón de tal manera, que cuando el primero coronaba el Portillo, los últimos se encontraban a más de 24 kilómetros, sin todavía haber iniciado la ascensión.


Desde el Portillo, y hasta Béjar, la marcha discurrió por un terreno montañoso en el que debieron ascenderse varias elevaciones de segunda y tercera categoría, que desgastaron a los ciclistas.


Con una temperatura que superaba los treinta grados, en Béjar comenzó el reto de la Marcha Cicloturista Lale Cubino: Dieciocho kilómetros de escalada hasta la Estación de Esquí Sierra de Béjar - La Covatilla. Un reto que solo consiguieron 210 ciclistas. Las altas temperaturas, unidas a porcentajes del 18%, hicieron que muchos arrojaran la toalla, pusieran pie a tierra, y dieran la vuelta en los últimos 8 kilómetros de ascensión.