El equipo Salomon-Santiveri de Miguel Ángel Heras consigue una rotunda victoria en el Beloraid 2008

Redacción i-bejar.com
Octubre 23, 2008 - 15:19

Desde el inicio de la carrera el equipo Salomon-Santiveri, capitaneado por el bejarano Miguel Ángel Heras, comenzó a tomar ventaja

Podium Beloraid 2008Los días11 y 12 de octubre tuvo lugar en la provincia de Burgos el Beloraid 2008, una carrera de 130 kilómetros y más de 5000 metros de desnivel positivo. 36 equipos tomaron la salida a las 9 de la mañana del sábado con un score urbano por Belorado, siguiendo con diversas etapas en las que se combinó la bicicleta de montaña con el trekking, piragüa, natación y espeleología, entre otros.

Desde el primer momento, el equipo Salomon-Santiveri, capitaneado por el bejarano Miguel Ángel Heras, comenzó a tomar ventaja sobre el resto de sus rivales, consiguiendo llegar a meta en algo menos de 15 horas de carrera. Tras ellos, aunque ya una hora y 15 minutos más tarde, entró el equipo Teva, y en tercer lugar el Forum, a una hora 45 minutos del primero.

La carrera, con una orientación muy técnica, hizo que muchos equipos cometieran errores, aunque otros, como el Salomon, que realizaron una excelente navegación, vieron de esta manera aumentada su ventaja sobre el resto de los equipos.

Crónica del Raid de Aventura Beloraid 2008

Salida del Beloraid 2008Sábado día 11 de octubre a las 8 de la mañana en la localidad burgalesa de Belorado. 38 equipos en la línea de salida. Los mejores raiders de España y Portugal fieles a su cita con la aventura y la orientación. El Beloraid está a punto de comenzar. Se enfrentan a una prueba explosiva, con un tiempo estimado para los mejores de 15 horas ininterrumpidas, y muy técnica, en la que van a tener que orientar de forma muy precisa para localizar los puntos de control y alcanzar la meta sin perderse. Por delante tienen 130 Km. y más de 6000 metros de desnivel acumulado. Los corredores recogen los mapas y toman la salida a las 9 de la mañana. Comienza la estrategia. Ayudados por la brújula y las curvas de nivel diseñan el camino a seguir para alcanzar las balizas de la forma más sencilla y rápida. No va a ser nada fácil, van a sufrir, pero también van a disfrutar.

La primera sección, 10 Km. de carrera pedestre que se desarrolla en los alrededores de Belorado. Campos de cereal y suaves lomas amanecen cubiertos de una ligera bruma que dificulta la orientación. En esta primera hora, de recorrido circular, los grupos gallegos imprimen un fuerte ritmo y se hacen con la cabeza de la prueba. Los raiders toman las bicicletas en la Plaza Mayor de Belorado y se dirigen hacia los Hayedos centenarios que rodean el pueblo minero de Puras de Villafranca. El Camino de Santiago los deja en un paisaje otoñal que muestra con toda su fuerza una gran variedad de tonos amarillentos y ocres. El bosque de hayas de la zona de la Dehesa es el primer regalo a la vista. Sin embargo, no pueden despistarse y pedalean a toda velocidad, leyendo el mapa y consultando la brújula. Los gallegos equivocan la ruta y abandonan los primeros puestos de la competición. El equipo Salomon Santiveri llega a las primeras balizas de esta segunda sección con media hora de ventaja sobre los demás, un tiempo que irá incrementando sección tras sección.

Tras los 23 Km. de bicicleta, en la localidad de Santa Cruz del Valle Urbión, comienzan la sección de trekking, uno de los momentos claves de la prueba: los equipos deben recorrer 17 Km. y ascender hasta el punto más elevado de la Sierra de la Demanda y de toda la provincia: el Pico San Millán, a 2.132 metros de altitud. Los raiders llegan exhaustos pero, sin descanso, continúan su ruta por la cuerda de la montaña y comienzan a descender a toda velocidad hasta el siguiente punto de control, situado en el refugio Penas de la Vinata. El equipo Salomon Santiveri mantiene su ventaja y comienza a librarse la lucha por el segundo y tercer puesto de la clasificación entre los equipos Haglöfs-Silva-yaencontre.com, Teva-La Pinilla-Trangoworld y Forum Sport.

Son las cuatro de la tarde y los equipos atraviesan la presa de Arlanzón para tomar la vía verde que les llevará, a toda velocidad en bicicleta de montaña, hasta el pantano de Uzquiza donde tienen que hacer 16 Km. en piragua.

El viento comienza a obstaculizar el avance de los equipos. La lluvia amenaza con dificultar la carrera. El cansancio hace mella en los participantes. El Salomon Santiveri afianza su ventaja. El Teva-La Pinilla-Trangoworld equivoca el orden de las balizas y tiene que deshacer recorrido para poder continuar. Se animan mutuamente para que nos les venza el desaliento. Están compitiendo por el segundo puesto y no pueden decaer. Para la mayoría de los equipos la victoria es, simplemente, cruzar la línea de meta y concluir la prueba.

Segunda etapa categoría elite

Los equipos de la categoría aventura terminan la jornada en esta sección y reanudarán la carrera a las 6 de la mañana del día siguiente. Los equipos de elite, sin embargo, tienen que continuar. Todavía les quedan más de 5 horas de recorrido.

HBeloraid 2008a caído la noche y ahora deben afrontar las disciplinas de multiaventura: natación en el embalse de Alba, una tirolina de más de 100 metros y un rappel de 25 metros. Mientras dos raiders nadan, el tercero realiza las pruebas de cuerdas.

El Beloraid depara a los competidores una prueba de máxima dificultad. La siguiente sección, de carrera pedestre, les resulta especialmente complicada: porque llevan muchas horas de recorrido, porque el cansancio les juega malas pasadas con la orientación, porque sólo ven el espacio que pueden iluminar con sus frontales y, principalmente, porque los pinares de la Pedraja son un laberinto en el que se pierden incluso las personas que conocen la zona a plena luz del día. Están en medio de una gran extensión verde, de cuadrículas idénticas entre sí y caminos que se dibujan y desdibujan, difíciles de seguir incluso con GPS. Los raiders no pueden levantar la mirada de los mapas y de la brújula. La carrera les exige poner sobre el terreno toda su pericia técnica. Tienen que salir de ahí pronto. El tiempo juega en su contra. Pero no hay que perder la calma. Si aciertan con las balizas, ahí dentro les queda, como mínimo, hora y cuarto, lo que tardan en correr 11km. tras llevar todo el día sin descanso.

Para compensar el esfuerzo, la belleza de la siguiente sección: espeleología en Puras de Villafranca. La cueva de Fuentemolinos, excavada en una zona de pudingas, es reconocida a nivel mundial. Recibe a los raiders con una boca estrecha por la que sólo pueden pasar reptando 20 metros, pero los acoge con en su interior con sus rarezas geológicas. Conglomerados calcáreos de formas caprichosas que devuelven curiosos sonidos y suaves ecos.
Muchos participantes recordarán estas imágenes como las más características del raid de Belorado. Tras quitarse los neoprenos afrontan los últimos 8 km. de carrera. Aproximadamente una hora después cruzan la línea de meta.

LLegada a meta del Salomon, Beloraid 2008Los Salomón Santiveri lo hacen a las 11.45 de la noche. Una hora y quince minutos después llega a Belorado el equipo Teva-La Pinilla-Trangoworld. Les sigue, a 30 min de diferencia, el Forum Sport. El resto de equipos continuará entrando a lo largo de la noche e incluso alguno todavía no llegará hasta el amanecer.

Segunda etapa categoría aventura

A las seis de la mañana toman la salida los equipos de aventura. Han de realizar la segunda etapa. Todas las secciones que cubrieron los raiders de categoría elite tras las piraguas. La luz del día deja que se aprecie mejor la espectacularidad del rappel y de la tirolina, situados en enclaves de gran belleza. La niebla, sin embargo, no tarda en aparecer y los raiders se ven en una situación muy similar a la que atravesaron sus compañeros durante la noche. Están más descansados, eso sí, motivo suficiente para armarse de valor y luchar con todas sus energías para terminar la prueba. Alcanzar la línea de meta sigue siendo la mayor recompensa para estos equipos. La mañana viene acompañada de una satisfacción extra: el calor del recibimiento de un pueblo que se ha volcado con la prueba y con los participantes. Belorado tiene tirón, dice el eslogan de esta localidad…. y tiene gancho también. El cariño de sus habitantes, su implicación y la participación de más de cien voluntarios que han hecho del Beloraid una experiencia digna de repetir.

Crónica: Carmen Comadran