Un mundo lleno de fantasía



Redacción i-bejar.com
Enero 08, 2005

La magia del musical más famoso de todos los tiempos, tal y como rezan los carteles anunciadores de la representación, mantuvo vivo el interés de los niños y no tan niños que en un buen número se dieron cita en el bejarano Teatro Cervantes para acudir a la puesta en escena de El Mago de Oz .


Lejos de ser un conocidísimo grupo de rock, Oz es un lugar de fantasía, y El Mago de Oz , sin ser de Oriente, es el nombre de todo un clásico de la fantasía cinematográfica, televisiva y por supuesto teatral.


El musical fue seguido con atención y con la avidez que en los niños despierta este ejercicio de ensueño en el que la protagonista busca al susodicho mago para poder regresar a casa. Algo que no podrá conseguir sin ayuda de los más singulares personajes del mundo de los cuentos, paradojas en sí mismos, como el león cobarde, el espantapájaros o el hombre de hojalata, que hoy bien podría ser un moderno androide.


La producción musical de la obra, que ya estuvo en otros puntos de la provincia como Ciudad Rodrigo, corre a cargo de Javier Turiel y Butaca de Patio, SL. La representación cuenta con 16 canciones y seis cambios de decorados, y está destinada a un público familiar. La actividad teatral estuvo organizada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Béjar.


La obra contó con una gran puesta en escena y una cuidada ambientación. Hasta el perro, acompañante de la protagonista del clásico, se mete en el papel y es capaz de pasarse un cuarto de hora ladrando a la bruja mala.


La puesta en escena y la música hicieron las delicias de los más pequeños que, al menos, poblaron gran parte del patio de butacas, aunque no llenaron la escena bejarana.


El coste de cada una de las dos funciones, (tuvieron lugar a las 17 y las 19 horas) fue de 10 euros (1.600 pesetas). Con el espíritu de la Navidad aún en el corazón de los pequeños, el teatro se pobló de niños, que entraron así en el último fin de semana antes de regresar a los colegios y volver a coger los libros.