Las obras de la Cerrallana nunca contaron con proyecto de ejecución y Krustanord no fue informada por Alejo Riñones de la ilegalidad



Redacción i-bejar.com
Septiembre 25, 2007

Las actuaciones en el polémico paraje nunca contaron con el preceptivo proyecto de ejecución algo que en ningún momento fue desmentido por el portavoz del PP, Alejo Riñones, quien centró toda su defensa en la existencia de una licencia provisional

Alejo Riñones no contó toda la verdad a la comisión provincial de urbanismo, obviando irregularidades para obtener un informe favorable de este organismo que avalase una actuación ilegal en la Cerrallana. Esta es sólo parte de la información que puede extraerse de la sesión plenaria extraordinaria que tuvo lugar en la noche del lunes para debatir de nuevo sobre las actuaciones del anterior equipo de gobierno sobre  La Cerrallana.


El concejal de Urbanismo, Manuel Martín Bejarano, anunció que las obras de las piscinas fueron paralizadas durante el mandato de Alejo Riñones al frente del equipo de gobierno del PP, como lo demuestra una misiva de la empresa constructora en la que así se recoge, fechada el 3 de abril, meses antes de que el PP perdiera las elecciones.


Manuel Martín (PSOE Béjar)


Las actuaciones en el polémico paraje nunca contaron con el preceptivo proyecto de ejecución algo que en ningún momento fue desmentido por el portavoz del PP, Alejo Riñones, quien centró toda su defensa en la existencia de una licencia provisional de uso posterior a las actuaciones ya realizadas y que no legalizaría estas actuaciones. Martín bejarano reiteró que nunca se hizo un informe de sostenibilidad, preceptivo para la legalidad de las actuaciones.


Por su parte el portavoz de UPS, que se mostró molesto por el orden de intervención en el pleno, insistió en la necesidad de depurar responsabilidades sobre las ilegalidades cometidas y solicitó diversa información relativa al proyecto y relacionada con las numerosas irregularidades que se cometieron en las actuaciones.


Raúl Hernández (UPS Béjar)


Alejo Riñones, llegó a afirmar que "no somos unos delincuentes", defendiendo la legalidad de las actuaciones insistio en la existencia de una licencia provisional de uso, concedida por ellos mismos a la que llegó a calificar como “atajo” para acelerar el proceso.


Alejo Riñones (PP Béjar)


En la actualidad los socialistas trabajan para tratar de poner en marcha el Plan parcial que legalizaría la situación de los terrenos, que en la actualidad están catalogados como terrenos urbanizables sin ordenación detallada, lo que no permitiría las actuaciones llevadas allí a cabo. El concejal de urbanismo puso de manifiesto que el proyecto no ha contado con dirección de obra y  que los proyectos básicos se hicieron con posterioridad adecuando éstos a la evolución de las obras.


Por su parte el alcalde, Cipriano González, calificó a Riñones como un "tramposo político" asegurando que éste habría engañado a la Comisión Provincial de Urbanismo para intentar obtener un informe favorable que avalase sus tesis. González, que tendió  una mano al PP para tratar de arreglar el problema, dijo que no ninguneará al PP en las actuaciones sobre la Cerrallana.


Cipriano González, Alcalde de Béjar (PSOE)


KRUSTANORD


Krustanord no se puede ubicar en la Cerrallana por que la edificabilidad deseada para el funcionamiento del cocedero de mariscos que pretendía poner en marcha la empresa no está permitida legalmente en la zona. Esto es algo por lo que la empresa preguntó a Alejo Riñones y este no contestó mientras era alcalde.


El concejal de Urbanismo dio a conocer la negativa de la empresa Krustanord hasta 3 alternativas propuestas por el actual gobierno municipal del PSOE.


El concejal de UPS, Raúl Hernández, preguntó sobre las licencias otorgadas a la empresa, sobre una posible indemnización a la misma  o sobre la regresión del terreno cedido al Ayuntamiento de Béjar.


Alejo Riñones acusó al actual equipo de gobierno de la pérdida de puestos de trabajo si la empresa finalmente no se instala en la ciudad aunque a una pregunta del alcalde reconoció la imposibilidad de la instalación de la sociedad dedicada al marisco en la Cerrallana, por los problemas de edificabilidad mencionados, es decir por que el actual planeamiento urbanístico de la zona no permite su instalación.


Cipriano González, que no dio el tema por cerrado, aseguró que aún se buscan soluciones a la instalación de la empresa a la que se le han propuesto alternativas que no habrían convencido a los empresarios. González dio a conocer las ayudas conseguidas para esta sociedad incluso desde antes de ser él alcalde. El alcalde aseguró que aunque este equipo de gobierno no quiere que se instalen industrias en la Cerrallana, pues ya existen otros suelos mejor calificados, cedería los terrenos a la empresa para que ésta no se fuera, algo a lo que Krustanord se habría negado a sabiendas de la imposibilidad legal de instalarse en la Cerrallana.