Iván Parro deleitó a los asistentes con su conferencia "Dichos y hechos en el Casino Obrero de Béjar"



Redacción i-bejar.com
Noviembre 26, 2021

Continúan los actos organizados por el Centro de Estudios Bejaranos que conmemoran el 140 aniversario de la institución.

Ivan Parro vicepresidente del Casino Obrero

La segunda ponencia del ciclo de conferencias organizado entre el Casino Obrero de Béjar y el Centro de Estudios Bejaranos tuvo lugar en la tarde del jueves, 25 de noviembre, en el salón de actos y conferencias del Casino Obrero. El motivo de estas conferencias no es otro que celebrar los 140 años de trayectoria de esta institución cultural y de sociabilidad que tanta relevancia ha tenido y tiene en la ciudad textil. La ocasión lo merecía. Y precisamente fue su vicepresidente, Iván Parro Fernández quien nos deleitó con una exposición versada sobre “Dichos y hechos en el Casino Obrero de Béjar (1975-1985)”.

El acto comenzó con las palabras del presidente de la institución Juan Carlos Díaz y un minuto de silencio por las víctimas de violencia de género, ya que esta conferencia tenía lugar el mismo día en que se fija en el calendario la lucha contra esta lacra social.

Después, y con una proyección de diapositivas, el vicepresidente expuso sus razones por elegir esta década tan cambiante en la historia de España, tanto en lo político como en lo social, unos años marcados en Béjar por la actividad imparable en el Casino y por hechos tan determinantes como el cierre de muchas empresas textiles, las primeras elecciones nacionales y locales en democracia, la llegada como alcalde de la ciudad de Juan Belén Cela, la clausura del tren Vía de la Plata o precisamente la celebración de los cien años de andadura del Casino Obrero. La ponencia, trufada de anécdotas y noticias extraídas de hemeroteca y haciendo referencia continua a la publicación de José María Hernández Díaz El Casino Obrero de Béjar (1881-2006). Instrucción, Moralidad y Recreo, desvelaba una institución cultural que acogía los bejaranos, centro de encuentro y de ocio a través de sus campeonatos de billar, de mus y cinchón, de bailes y veladas musicales, de conferencias, exposiciones y presentaciones de libros, de actos culturales diversos y convocatoria de su Concurso Literario. No faltaron los sucesos, como el robo del televisor que tanto atraía a los socios para disfrutar del fútbol y de los toros. El ponente también reflexionó sobre la situación de decadencia del Casino y sobre la forma de supervivencia, una fórmula que, en todo caso, depende de todos.