Comprar Mascarillas Béjar

Copropietarios de terrenos de la Covatilla aseguran que Gecobesa quiere "confundir a la gente " y la acusan de meterse en política interesadamente



Redacción i-bejar.com
Mayo 22, 2007

Recientemente GECOBESA hacía público un comunicado en el que arremetía duramente contra el candidato por UPS ex concejal del PP, Raúl Hernández, en el que entre otros aspectos aseguraban que el recurso contencioso administrativo que promovió uno de los propietarios de los terrenos sobre los que se asientan instalaciones de la estación de esquí, fue instigado por Raúl Hernández. Este propietario asegura que no es cierto y que Raúl Hernández no tuvo nada que ver, tanto es así que el proceso se inició en 2005, fecha muy alejada de la polémica entre el Gobierno municipal del PP y Hernández.


El copropietario que sale ahora al paso de este comunicado de GECOBESA, por quien dice sentirse engañado asegura que "defendemos nuestros intereses privados y no creemos que sea de recibo que Gecobesa trate de confundir a la gente para proteger los suyos, quizás no tan confesables como los nuestros…".


Lo que calla GECOBESA, según los copropietarios, es que la finca  sobre la que se asienta la estación de esquí actualmente, fue arrendada al Ayuntamiento de Béjar en 1.997 por cien mil pesetas al año (600 euros) y mediante "un contrato por el que muchos de los copropietarios de la finca se consideran engañados y más si se tiene en cuenta que el Ayuntamiento ha cedido el terreno arrendado por cantidad superior a los once millones de pesetas anuales mediante concesión a Gecobesa, y que la explotación de la misma por parte de Gecobesa excede lo pactado por nosotros con el Ayuntamiento".


El recurso contencioso administrativo al que alude la gestora de la Covatilla, aun no ha concluido, pues la sentencia es recurrible, en este sentido los propietarios de estos terrenos aseguran que "seguro que su signo hubiera sido distinto si el Ayuntamiento no hubiera aportado al pleito un certificado sobre un acta de 14 de junio de 2.003 que no existe". Los propietarios acusan a la gestora de la estación de esquí de haberse "metido en política" y no defender los intereses que debe defender.