Bruselas volverá a Salamanca para investigar las obras de La Covatilla, y en su caso, sancionar a la Junta de Castilla y León

Residencia Mamá Margarita, Béjar

Redacción i-bejar.com
Agosto 29, 2006

Ecologistas en acción asegura que "Al Consejero de Medio Ambiente, Carlos F. Carriedo, y al Alcalde de Béjar, Alejo Riñones, les volverán a tirar de las orejas los responsables de Bruselas". La Comisión Europea ha examinado la petición realizada desde Ecologistas en Acción de Salamanca por la realización de las obras de ampliación de la Estación de Esquí de La Covatilla en la sierra de Béjar sin evaluación de impacto ambiental.


De conformidad con lo establecido en el Reglamento del Parlamento Europeo, el pasado lunes 20 de agosto Bruselas comunicaba oficialmente la decisión de admitirla a trámite, debido a que las cuestiones que se plantean en ella inciden en el ámbito de actividades del la Unión Europea, al vulnerar claramente la legislación ambiental europea, estatal y autonómica, como repetidamente ha venido denunciando esta asociación ecologista. Según ecologistas los máximos irresponsables se encuentran de la mano en la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y en las filas del PP del Ayuntamiento de Béjar.


El Presidente del Comité de Bruselas, Marcin Libicki, como en su día hizo con las obras faraónicas e irregulares que han puesto en jaque a la M-30 de Madrid y el proyecto de esquí de San Glorio en Palencia, competencia del mismo Consejero autonómico Carlos Fernández Carriedo, "ha tenido el honor de comunicar a Ecologistas, al igual que lo hará al Gobierno Español, al ser el interlocutor oficial de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de Béjar ante la Unión Europea,  que la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha iniciado el examen de la petición y ha decidido a tal efecto solicitar a la Comisión Europea que inicie una investigación sobre los diferentes proyectos en curso de ampliación de la Estación de Esquí y del Complejo Turístico «Sierra de Béjar» pues afectarían a la Zona Especial de Protección para las Aves (ZEPA) «Sierra de Candelario», designada por las autoridades españolas con arreglo a la Directiva Aves, y al Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del mismo nombre, propuesto para integrarse en la Red Natura 2000, una vez que la Comisión adopte próximamente la lista de la región biogeográfica mediterránea".