Sin Concesiones por Desiderio Hernández Benito

La visita

Por estas fechas del mes de agosto, anualmente, suelo hacerme una reflexión de cómo encuentro a mi tribu después de pasar unas horas en convivencia con mis paisanos. Este año no quería que fuera diferente y, por ello, olvidé mi promesa de convertirme en “Béjarano Ausente” ante el cariz que ha tomado el Ayuntamiento desde las ultimas elecciones municipales.

He notado mucha decepción, quizá demasiada, y no en personas pertenecientes a la derecha, que también, pero estos por motivos diferentes. El estado de contrariedad es mucho más intenso en aquellos Bejaranos, socialistas de siempre, que contemplan con resignación como una vez más su partido les abandonaba.

Me comentan que el actual Equipo municipal de Gobierno, se ha convertido en un “ente” despótico y prepotente. Las promesas de abrir ventanas para que entrara el viento nuevo, como todo lo demás, se han quedado en promesas.

Doloroso especialmente para aquellos que trabajaron muy duro durante tanto tiempo, para que hoy estos prepotentes estén en la poltrona. Los militantes de base y los que con su voto les daban su apoyo elección tras elección. Seguro que perdonaran pero no olvidarán.

¿Qué propuestas tiene el Grupo Municipal Socialista para sacar ha Béjar del bache donde se encuentra? Creo que en estos años tiempo suficiente han tenido para preparar una estrategia que hiciera realidad el descenso del paro. Y no me hablen de alguna empresa que ya D. Alejo tenia casi encarrilada que ese cuento ya lo sabemos.

El trafico en Béjar está al nivel del de la Republica Dominicana. Los viandantes tienen que hacer verdaderos ejercicios malabares para no sufrir algún accidente; especialmente en el crucé del antiguo Bar Sol; Calle de la Libertad; Calle Colón, etc., Seguramente la policía municipal esté dedicada a otras labores más urgentes que regular el trafico. Claro que también los bejaranos parece ser no saben trasladarse por la pequeña ciudad si no es en automóvil.

El trato al turista es detestable. Vamos que algunos piensas que por el echo de entrar en su establecimiento a consumir sus productos nos están haciendo un favor. No quiero citar nombres de establecimientos –no solo bares- donde la calidad del servicio no existe, son establecimientos privados y si esta es su política comercial este será su problema.

Hubiese querido que este año mi impresión hubiera sido distinta, pero por desgracia no fue así. Quedan muchas cosas en el tintero, pero esas nos la diré, esto únicamente ha sido un retazo de lo que he podido observar en unos pocos días en esta tribu tan serrana y tan nuestra.

Artículo publicado el viernes, 22 de agosto de 2008

Por un Regajo limpio

De nuevo nuestra pequeña ciudad, Béjar, ha sido protagonista en la mayor parte de espacios de actualidad en todo el país; muy especialmente en las distintas televisiones generalistas.

Las imágenes no podían ser más esclarecedoras, se trataban de personas, la mayoría jóvenes, que revindicaban un lugar [El Regajo] para dar rienda suelta a todo tipo de atropello contra el estado de derecho.

Los bejaranos conocemos que el asunto no es nada nuevo, viene de lejos, de cuando el anterior Ayuntamiento no cumplía el derecho que asiste a todo ciudadano que con su esfuerzo colabora con sus impuestos, al mantenimiento de la ciudad; la región; el estado, etc.,

La familia afectada que cada semana veía como sus derechos eran pisoteados por unos vándalos, ante la pasividad de las autoridades municipales, haciendo uso de su derecho, interpuso una demanda judicial al Ayuntamiento de Béjar. Pasaron las elecciones municipales y el cambio político cambio de color, pero todo continuaba igual. La llegada de la sentencia en la que daba la razón al ciudadano y condenaba al Ayuntamiento no se cumplía, pasaban las semanas y como quien ve llover. El “pedagógico botellón” continuaba produciéndose, los seguidores de utilizar el alcohol y las drogas como forma de diversión, continuaban usando el idílico jugar y cada noche del fin de semana El Regajo se convertía en una cochinera. Los ataques hacia los ciudadanos arreciaron, llegando al insulto y al ataque físico.

La democracia no es esto, es otra cosa. He tenido informaciones advirtiéndome en sentido que las cosas no son tan simples, que no es todo cual parece;  pero desde 800 kilómetros de distancia y, habiendo en alguna ocasión contemplado en directo los estragos del llamado botellón, no me queda otro remedio que continuar apoyando a unos ciudadanos que lo único que han hecho, ha sido utilizar nuestra constitución acudiendo al organismo competente para que pudiera terminar con esa tortura, ya que las autoridades locales les ignoraban.

Deseo que todo termine, por el bien de Béjar, y esos esfuerzos que ha hecho algunos de  nuestros jóvenes al defender su “derecho” al uso de las drogas, las utilizaran para defender y exigir a los políticos, la falta de futuro que hoy Béjar no tienen.

Lo malo de todo esto es que a río revuelto ganancia de pescadores. (¿Seguro que el rebaño no tenia pastor?)

Buen verano para todos

Artículo publicado el martes, 15 de julio de 2008

Cambiar de vida

Hay que ver cuantas vuelta da esta insegura vida, acostumbras a vivir de una manera, con una profesión que parecía estable y para siempre, pero con el paso de los años y el destino, esta cotidiana vida cambia de formato y...

Los bejaranos lo conocemos bien, la mayor parte de nosotros hemos sido, o somos, un pueblo de emigrantes. Sabemos lo que es el cambio de costumbres, de idioma, de cultura; vamos que sabemos lo que es cambiar de forma de vida porque lo llevamos haciendo desde hace muchos años.

La emigración muchas veces es para mejorar, pero otras tantas no es así. Ha veces tienes bien planeadas las cosas y poco a poco vas llegando a esa meta que trazaste soñando junto a la almohada, pero por desgracia esto no es así para todos, algunos no alcanzan esos sueños.

Somos un pueblo de emigrantes, sin futuro. Un pueblo donde naces, aprendes a andar, lo justo para salir corriendo lejos, tras la sierra, donde te ciega el sol del alba. Otros tienen la suerte de volver con de nuevos conocimientos, pero no para quedarse, únicamente una visita a la familia y ... hasta el próximo año.

Algunos, los menos, se quedan unos años y vuelven a salir en busca de lo que aquí, en Béjar no encuentran: TRABAJO.

Pero sin lugar a dudas los más afortunados son aquellos que retornan para quedarse una vez han cumplido con la obligación que exige nuestra sociedad, la ansiada jubilación. Aunque hay una gran mayoría de estos últimos, de los jubilados, que tampoco retornan para quedarse frente a estas sierras de su infancia, algo poderoso los obliga a no retornar: sus hijos, nietos, las nuevas costumbres, etc., hacen que el retorno definitivo jamás vuelva a producirse.

Estoy a punto de cambiar mi forma de vida, pero por desgracia Béjar no es mi meta final. Eso si, siempre llevaré en mi cansada memoria aquellos felices años que viví en mi pueblo. En invierno, el blanco de la nieve frente a la sierra; las orejas coloradas por el frío e incluso algún sabañón que otro. En verano, los baños con los amigos en la pesquera “El Lirio”, “El Pantano”, “El Cubo” o, el mismísimo “Canalizo”.

No olvidaré mi vieja escuela de Ronda de Navarra, lo que ahora es el Centro Cultural San Francisco. A todos y cada unos de mis compañeros de clase. El Instituto Ramón Olleros, en nocturno claro, que durante el día había que trabajar. Los guateques en el sótano del Bar Transporte. Las ferias de septiembre y de mayo con sus gigantes y cabezudos.

Mis vecinos de El Plantío, donde más que un barrio parecía un pueblo. Donde todos nos conocíamos y en verano las veladas se prolongaban a la luz de la luna.

Cuantas vueltas de la vida, mi vida está a punto de cambiar, igual no será el ultimo cambio, pero no creo que me queden muchos más.

Yo, continuaré aquí, en Penedés junto al Mare Nostrum, donde primero sale el sol y se habla en otra manera.

Artículo publicado el lunes, 14 de abril de 2008

Esclavos de la moda

Hace años vengo denunciando el desamparo que el sector textil viene sufriendo por parte de quienes tendrían la obligación de haber protegido el sector y no lo hizo. Me refiero a los distintos gobiernos del estado español, los distintos gobiernos de las Comunidades Autónomas y los gobiernos de la Unión Europea.

En ocasiones he hablado sobre la inutilidad del llamado plan para las ayudas al textil, plan que vino de la mano de nuestro querido Ministro de Trabajo y, del no tan querido, Ministro de Industria, el hoy President de le Generalitat, José Montilla. Está claro que si Montilla participaba de ese plan, la cosa nunca podría salir bien. Este hombre no acierta ni equivocándose.

La destrucción del textil en España y Europa tiene principalmente un culpable: las IMPORTACIONES extracomunitarias. Los que tenemos que vivir del textil por que no sabemos hacer otra cosa, conocemos bien la historia, la masiva entrada en Europa de productos textiles, procedentes principalmente de Asia, han producido la ruina del sector en toda Europa, muy especialmente en Italia y España. Estos productos entran en Europa sin control alguno, la prueba la tenemos en los millones de prendas de marca falsificadas, producidas en Asia, que requisa la policía. El control fiscal en los almacenes regentados por personas procedentes de China, y dedicados a la venta de artículos textiles al mayor, cuando menos es deficiente, por no decir inexistente.

La solución no es sencilla, al menos a largo plazo, mientras en los países productores de artículos textiles continué la esclavitud, Europa y occidente, continuará abasteciéndose de artículos textiles baratos, perjudicando de esta manera la industria interna. Esta es la hipócrita política de occidente, exigen respeto de los derechos humanos cuando les interesa, mientras miran hacia otro lado cuando de su propio beneficio se trata. Los trabajadores y algunos industriales del textil en España, como en el resto de Europa, subsistimos a pesar de sus políticos.

Pero no todos los industriales españoles padecen esta situación, hay algunos que favoreciendo el estado de esclavitud en que se encuentran los trabajadores asiáticos, no han dudado en trasladar hacia estos países la mayor parte de su producción, eso cuando no toda. ¿Qué quienes son estos “negreros”, pues señores, los conocemos todos, sus establecimientos están instalados en todas las ciudades importantes del país, y en sus establecimientos se producen verdaderas aglomeraciones para comprar productos procedentes de la opresión.

¿Dónde están las ayudas al textil que nuestro querido paisano Ministro de Trabajo, Jesús Caldera, y el nada querido ex alcalde de Cornellá, prometieron en su día? Igual los empresarios que envían a China, India, etc., sus producciones, saben donde están, las pequeñas empresas textiles que sufrimos la crisis en nuestras propias carnes, no lo sabemos.

Artículo publicado el lunes, 17 de diciembre de 2007

Fuego cruzado

Para gobernar una ciudad es necesario, en ocasiones, tomar determinaciones dolorosas, sino se hace así posiblemente esa gestión termine en un estrepitoso fracaso.

Parece que algo así está ocurriendo en nuestra ciudad con nuestro alcalde, que habiendo recibido una herencia envenenada, ahora no sabe como aplicar el antídoto a ese mal. Es muy fácil ver los toros desde la barrera, más aun desde tan larga distancia como algunos observamos el coso bejarano, pero hay cosas, como el tema del matadero, que se ven con claridad. Por un lado tenemos el sacrosanto derecho de los vecinos de Palomares a vivir con dignidad y no aguantar la diaria tortura de tener a la puerta de sus casas una industria que les está destrozando la salud. Industria que está funcionando de forma irregular y que según la justicia no pueden hacerlo. De otro lado están los trabajadores del matadero, que necesitan su puesto de trabajo para subsistir, que como está el asunto, y más en Béjar, no creo estén de acuerdo con el cierre del matadero. Los vecinos de Palomares podían haber exigido el cumplimiento de la sentencia, pero de momento no lo han hecho, seguramente anteponiendo los puestos de trabajo a su propia salud.

Nos quedan dos partes, la empresa y quienes la apoyaron y permitieron esta ilegalidad. No recuerdo que la empresa haya salido a los medios de comunicación para aclarar todo este estado de cosas, a ellos como empresarios lo único que les interesa son los beneficios que del matadero pueden extraer, ¿qué no es ético? tanto se les da, ellos a lo suyo que es ganar dinero.

Por ultimo tenemos a los que han permitido este despropósito: el Ayuntamiento de Béjar con su ex alcalde a la cabeza. Creo que han teniendo que producirse tres sentencias condenatorias para que Alejo decidiera trasladar de lugar el matadero, y por lo que parece, el nuevo emplazamiento tampoco reúne los requisitos legales para su instalación; después de tarde, mal.

Mal asunto D. Cipriano, y tu, cual Salomón, en medio de este conflicto de intereses. ¿Qué se puede hacer? Los vecinos del barrio de Palomares no pueden continuar de esta manera, se les están pidiendo algo que los demás no están dispuesto a dar. ¿Y los trabajadores del matadero? Lo dicho, mal asunto alcalde, te estás comiendo el marrón mientras el principal culpable partiéndose de la risa. Quizá la solución pase por enterrar unos millones de euros y hacer las cosas bien hechas, pero si se enterraron en La Covatilla para beneficio de unos pocos privilegiados, ¿por qué no se puede hacer ahora? De cualquier manera quien tiene que resolver el asunto es el Ayuntamiento y, la verdad, no noto demasiado que en este asunto el Ayuntamiento esté haciendo nada nuevo.

Desearía que de este fuego cruzado no saliera ningún lesionado más, pero lo veo difícil, quien juega con fuego...

Artículo publicado el martes, 20 de noviembre de 2007

< Anterior
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente >