El servicio telefónico de atención psicológica de la USAL atendió a 600 llamadas COVID-19

Redacción i-bejar.com
Junio 01, 2020 - 14:27

La Facultad de Psicología ha mantenido el servicio operativo durante 9 semanas y trabaja en un plan de contingencia en previsión de una posible reactivación futura

Telefono de ayuda psicológica, archivo

El Servicio de Ayuda Psicológica de la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca nació para dar respuesta a las consecuencias psicológicas ocasionadas en la población por una situación de emergencia como lo ha sido la pandemia de la COVID-19. El Servicio ha estado operativo durante 9 semanas en las que se han atendido cerca 600 llamadas.

Finalizada la fase de emergencia, desde el Servicio se entiende que la misión toca a su fin, aunque, no obstante, y dada la naturaleza de la pandemia, se encuentran diseñando un plan de contingencia por si hubiera que reactivar el servicio.

Ha sido una experiencia “sumamente gratificante para todos los que han participado en su desarrollo y sentimos que hemos podido contribuir en algún grado al bienestar de nuestros conciudadanos aportando nuestro conocimiento especializado”, dicen los miembros del equipo. Por último, también desean expresar “nuestro agradecimiento a quienes confiaron en nosotros y nos llamaron, y a quienes con su apoyo institucional y técnico hicieron posible nuestra labor”.

Misión y origen del Servicio telefónico de atención psicológica

La Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca habilitó un servicio telefónico de atención psicológica, que funcionó todos los días de la semana en horario de 9:30 a 21:30 horas. Las llamadas telefónicas han sido atendidas por un amplio equipo de expertos, integrado por profesores de la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca, al que se unieron profesionales con amplia experiencia en la ayuda personal y psicólogos concluyendo su especialización.

Han podido hacer uso de este servicio todas aquellas personas con algún problema emocional ocasionado por la pandemia y aquellos que por su profesión se encontraban especialmente afectados.

El objetivo de esta atención especializada es conseguir que los afectados se sientan personalmente apoyados, amplíen sus recursos para reconectarse con quienes les rodean y aumenten sus recursos para manejar la ansiedad, el miedo o el sentimiento de incapacitación que esa situación genera.