La Policía Nacional libera a cuatro mujeres victimas de la trata de blancas

Redacción i-bejar.com
Marzo 21, 2018 - 18:43

Desarticulan una organización dedicada a la trata de mujeres nigerianas en Salamanca. Las víctimas eran trasladadas temporalmente a Zamora, Huelva y Tenerife para ser explotadas sexualmente

Comisaria Policia Nacional Salamanca

La Policía Nacional ha detenido a nueve personas como integrantes de una organización dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. En la operación han sido liberadas cuatro víctimas que eran sometidas a largas jornadas impuestas por sus explotadores, y a rituales de vudú-juju con los que se comprometían al pago de la deuda contraída por el viaje. Aunque el ámbito de actuación de la organización se concentraba principalmente en Salamanca, las víctimas fueron trasladadas temporalmente a otras localidades para ser allí también explotadas sexualmente. Los agentes han detectado la presencia de otros miembros activos que operaban en terceros países como Alemania, Italia, Libia, Níger y Nigeria.

Denuncia inicial de un familiar

Las investigaciones comenzaron a raíz de una denuncia presentada por una mujer que manifestaba que su sobrina y otras dos mujeres más estaban siendo explotadas en Salamanca. En las primeras investigaciones, los agentes constataron la existencia de un entramado criminal complejo cuyo modus operandi se basaba en la trata de mujeres jóvenes nigerianas para su posterior explotación sexual en España, concretamente en las provincias de Salamanca, Zamora, Huelva y Tenerife.

La organización de carácter internacional captaba a sus víctimas en Nigeria y su destino principal era España, en concreto Salamanca, aunque contaban con conexiones con Italia y Alemania. Además, los investigadores detectaron la presencia de miembros activos en Libia y Níger, lugares de paso necesario en la ruta africana que usaba la organización.

Las victimas explotadas eran obligadas a ejercer la prostitución en un clima de amenazas y coacciones, aprovechándose de la situación de vulnerabilidad y necesidad a las que eran expuestas con el fin de pagar la deuda contraída. Durante la semana eran obligadas a ejercer la prostitución en las calles de Salamanca, mientras que los fines de semana eran trasladadas a un club de Zamora. También, y de forma temporal, eran enviadas a Huelva y Tenerife para ser explotadas sexualmente.

Habitaciones para dormir y trabajar

Las madame, también asentadas en Salamanca, captaban a las víctimas principalmente en la ciudad nigeriana de Benin City. Elegían a mujeres jóvenes y atractivas de los estratos sociales y económicos más humildes y utilizaban el engaño con promesas de una vida mejor en el continente europeo.

Después tenían que atravesar países como Nigeria, Níger y Libia. En todo momento iban acompañadas por miembros de la red para facilitar el paso y hacer los pagos necesarios durante el viaje, así como resolver cualquier incidente que se produjera en el trayecto. Una vez en Libia, las víctimas eran integradas en campamentos a la espera de ser llamadas por otro miembro de la red encargado de su custodia y de realizar el cruce a Europa con destino a Italia. En este país eran alojadas en pisos a la espera de nuevos traslados a nuestro país.

En estas viviendas sufrían todo tipo de amenazas, trato vejatorio, maltrato físico y psicológico. Además, eran sometidas a largas jornadas impuestas por sus explotadores hasta altas horas de la madrugada y en condiciones higiénico-sanitarias lamentables, ya que sus propios dormitorios le servían tanto para su alojamiento como para su uso con clientes. Los beneficios obtenidos los tenían que entregar como parte de la deuda adquirida por haber sido traídas a Europa.