CxByC responde a la Cámara de comercio no ser una amenaza para el futuro económico

El partido vinculado a la antigua gestora de La Covatilla ha emitido un nuevo comunicado dirigido a los comerciantes en el que niegan ser una amenaza para el futuro económico de la ciudad

Redacción I-Bejar.com | martes, 16 de diciembre de 2014

En respuesta al escrito de la Cámara de Comercio e Industria de Béjar, en el que se afirma que los comunicados de CxByC son una amenaza para el futuro económico de la comarca y acusan de confundir a la opinión pública, han querido manifestar lo siguiente:

Desde CiudadanosxBéjar consideramos que la verdadera amenaza está en actuar bordeando la Ley y los reglamentos, comprometiendo la seguridad de los usuarios, ya que, en este caso, ha quedado demostrado que la preceptiva prueba de carga se hizo ocho días después del día anunciado de apertura. Se nos ha tachado de alarmistas y de confundir a la opinión pública, pero la razón de que todas las alarmas saltaran fueron las declaraciones del Alcalde al declarar que sólo se han dedicado 18.000 euros a las labores de mantenimiento, cuando lo que estaba presupuestado, a partir del reglamento y la última revisión oficial, era ocho veces más, es decir 141.000 euros.

Si en la Cámara de Comercio e Industria de Béjar “deducen” que todas las pruebas y requerimientos han sido cumplidos, será porque cuentan con la documentación que así lo demuestra en forma y fecha, datos, actas oficiales, certificados y facturas. Que los hagan públicos y así no habrá lugar a malos entendidos, alarmas o discusiones.

Tenemos más preguntas ¿Si, según se ha declarado, se ha hecho el noventa por ciento de lo que se tenía que hacer, cual es ese 10 por ciento que se queda sin hacer? ¿Se puede comprobar documentalmente, con facturas e informes, si se ha llevado a cabo, en efecto, el 90 por ciento? Nos siguen sin salir las cuentas, porque lo que dice el Alcalde que se ha gastado, no llega al trece por ciento del presupuesto que estaba aprobado, tal y como nosotros hemos demostrado con documentos.

¿Sería posible conocer el certificado del plan de mantenimiento y las actas de inspección? De momento no hemos escuchado más que palabras y declaraciones, faltan los documentos que las corroboren. No tenemos ninguna duda sobre la valía y los conocimientos del personal técnico que ha contratado el ayuntamiento, pero ¿Tiene, de verdad, la empresa contratada la debida especialización y calificación oficial? ¿Realmente se le ha encargado todo lo que era preceptivo, o solo algo baratito para no gastar mucho?

Hay más asuntos que quedan todavía pendientes de aclarar, como es el caso del programa de vigilancia ambiental al que obliga la Declaración de Impacto Ambiental y este año, a pesar de nuestras advertencias, tampoco se ha hecho; siendo una cuestión de vital importancia, ya que puede provocar el cierre de las instalaciones ¿Ha realizado el ayuntamiento alguna gestión o ha justificado la no realización de estas labores ante la Consejería de Medio Ambiente?

Todas estas cuestiones no son objeto de opinión, porque los datos, simplemente, se constatan. O se es, o no se es. O se ha hecho, o no se ha hecho. No se puede hacer una revisión al 70, 80 o 90 por ciento, o se hace, o no se hace. Por eso queremos que se aclare todo documentalmente. El enfermo se cura, o no se cura; porque si decimos: “casi se cura”, es que se ha muerto.

La seguridad ni se discute, ni se negocia, ni se puede comprometer por ahorrar dinero. Quienes tenemos datos, experiencia y conocimientos para suponer que puede haber problemas por no cumplir con rigurosidad las medidas reglamentadas y necesarias, tenemos la obligación de denunciarlo, entre otras cosas porque nos gusta dormir tranquilos y porque no podemos soportar la idea de que pueda producirse algún percance por no haberlo hecho. Si luego se quiere calificar nuestra preocupación por que se cumpla con lo reglamentado como “comentarios mal intencionados”, que se haga. Pero preferiríamos que, en vez de hacer juicios de valor, se demostrara documentalmente que se ha cumplido con todas las normas y previsiones de mantenimiento.

No admitimos en absoluto que se nos pueda tachar de querer “confundir a la opinión pública”, si hemos aportado pruebas y documentos, exigimos que se nos conteste con pruebas y documentos y no con declaraciones altisonantes. Dice un conocido refrán que “en el país de los ciegos el tuerto es el rey”, algo que posiblemente sea posible en los cuentos y en el mundo de yupi, pero que no lo es en absoluto en la vida real. La verdad es que, si realmente hubiera un tuerto en un país de ciegos, lo más seguro es que estuviera en la cárcel o que sencillamente lo eliminaran por inconveniente. Nosotros no vivimos en un país de ciegos, ni mucho menos, aunque haya algunos que no quieran ver, sabemos que hay muchos ciudadanos que prefieren mirar por ellos mismos y no se conforman con lo que les cuenten, ni con montajes para camuflar lo que ha quedado demostrado.

Permanecemos, pues, a la espera de que se demuestre todo lo que se afirma y aprovechamos la ocasión para llamar la atención sobre el hecho de que, tal y como reconoce la Cámara, la anterior sociedad concesionaria, además de las instalaciones su dotación y legalización, dejó los seguros pagados.


 





Noticias

Reciba las últimas noticias directamente en su correo


Proporcionado por FeedBurner